En la mayoría de los casos donde se presenta lesión a nivel del sistema nervioso central suele ocurrir cuando vemos que nuestro bebe no realiza las actividades motoras (movimientos) oportunos de acuerdo a su edad, no descartando otros signos y síntomas que comprometen otros sistemas.

En países en vías de desarrollo es donde, con más frecuencia se ven estos casos, por la falta de factores económicos y la educación, que son factores importantes en la incidencia de estas anomalías.

También la falta de controles durante el embarazo, la ausencia o carencia de vitaminas en la dieta alimentaria durante la gestación o lesiones durante el parto ocasionan daños irreversibles en nuestro bebe, entre otras muchas causas..

Pero el tema primordial en este blog es ¿cómo darnos cuenta si nuestro bebe presenta una lesión o daño cerebral?

Es un tema complicado ya que algunas madres no tienen conocimientos sobre ciertas conductas motoras que van adquiriendo nuestros niños durante esta etapa del desarrollo y crecimiento.

Por eso es de suma importancia cuando nuestro bebe nace, asistir a terapias de estimulación adecuada y neuro estimulación, porque, solo los profesionales pueden ayudarnos en el momento más oportuno, ellos pueden orientarnos y remitir a nuestro niño a un médico especialista a tiempo, y así podríamos evitar mayores lesiones y tratar el problema a tiempo.

Hasta los profesionales les dificulta identificar una patología como tal, ya que esta se implanta de una u otra manera, que hace dudar al especialista al momento de identificarla. Mayormente se suele detectar ciertos síntomas alrededor de los 4 meses, pero existen casos donde hasta los 8 meses o quizás años pueden ser diagnosticadas como tal, y sobre todo en enfermedades minoritarias ya que existen pocas personas con estos problemas y han sido poco investigadas.

Por eso quiero mostrarles algunos aspectos del desarrollo motor normal, ya que debemos tener en cuenta que los primeros movimientos elementales del recién nacido van cambiando y adquiriendo complejidad y variación, etapa tras etapa los logros iniciales se modifican, se perfeccionan y se adaptan para integrarse en patrones de movilidad y destreza más finos y más selectivos.

A continuación les mostrare distintas etapas del desarrollo motor normal del niño durante su crecimiento, sin embargo debemos tener claro que lo importante es que un profesional de la salud, nos lleve el seguimiento adecuado de nuestro pequeño para estar alertas y también para estimular y ayudar al crecimiento motor de nuestro bebe:

Etapa de los 3 meses: aquí el niño se prepara para la orientación de la línea media (línea vertical imaginaria que divide nuestro cuerpo en dos mitades der e izq.) aunque aún hay mucha flexión en posición boca arriba sus manos brazos piernas están muy flexionados, levanta su cabecita mientras esta boca abajo mientras que a la vez se sostiene con los antebrazos y en esta etapa se va preparando para ampliar la extensión de su tronco y de sus extremidades inferiores.

Etapa de los 5 meses: aquí existe más extensión y más simetría, boca abajo el niño levanta muy bien su cabeza extiende y abduce (separa) sus extremidades, se sostiene con los brazos extendidos y comienza a tratar de alcanzar objetos. Tracciona para incorporarse desde boca arriba venciendo la gravedad y cuando está sentado tiende echarse hacia atrás. Todavía le falta equilibrio del tronco sentado.

Etapa de los 7 a 8 meses: el niño adquiere rotación dentro del eje del cuerpo. El niño rueda de la posición boca abajo y boca arriba y viceversa. Esta rotación le será necesaria para gatear y para sentarse a partir de la posición boca abajo. A los 8 meses permanece sentado sin sostén y se apoya con los brazos de costado si este pierde el equilibrio. Comienza a traccionar para ponerse en pie, pero todavía no sabe sostenerse sobre las manos y las rodillas.

Etapa de los 9 a 10 meses: el niño aquí empieza a gatear con las 4 extremidades, sea con manos o pies, o alternando con una rodilla y un pie en el piso. El niño gira estando sentado y también camina siguiendo el moblaje o tomado de las manos. Todavía le falta equilibrio para pararse y por lo tanto no camina sin ayuda o lo hace con una amplia base de sustentación separando las piernas.

Vemos que los grandes cambios que tienen lugar en el niño parten del gradual incremento del control postural frente a la gravedad. Y como podemos observar los cambios más acelerados y más grandes ocurren en los primeros 18 meses de la vida. Al año y medio el niño se incorpora venciendo la gravedad, camina con cierto equilibrio y emplea sus manos para sostenerse y manipular, aunque todavía con cierta torpeza.

Hasta alrededor de los 3 años continua perfeccionando con bastante rapidez su equilibrio y sus habilidades manuales, ya apura la marcha y estrecha su base de sustentación, corre, se alimenta solo, colabora para vestirse y desvestirse, maneja sus juguetes y habla.

Hacia los 5 años domina bien su equilibrio, salta al jugar con sus compañeros coordina de manera selectiva y exacta sus movimientos manuales, y se haya listo para aprender a escribir.

Desde aquí en adelante su desarrollo avanza con mayor lentitud y ya no ocurren cambios fundamentales ni rápidos, a pesar de que la coordinación y la destreza continúan mejorando durante el resto de la edad escolar.

En el niño con parálisis cerebral también se desarrolla, pero con mayor lentitud, su desarrollo no se retarda si no que siguen causes anormales.

En los casos severos, el cambio puede ser escaso o nulo por largo tiempo o el desarrollo puede detenerse por completo en una etapa muy temprana. Además, mientras que los patrones motores del niño normal se modifican, las actividades del niño con PCI son más lentas pero pueden persistir hasta la adolescencia y también después. Esto sucede en el caso de algunos niños atetoides y en niños atáxicos que conservan su movilidad y no adquieren contracturas ni deformidades con facilidad. En efecto, algunos niños atetoides aprenden a caminar hacia los 14 o 15 años.

Atención!!

Esta información no remplaza ninguna valoración médica, no obstante si usted ve que su niño presenta ausencia o atraso en su desarrollo motor no dude y acuda a su médico tratante.

Fuentes: Desarrollo motor en distintos tipos de parálisis cerebral. Bertha y Karel Bobath.